Tips para Mejorar la Fertilidad en la Mujer

Tips para Mejorar la Fertilidad en la Mujer

Recomendaciones de nuestros expertos para conseguir un embarazo más fácilmente

Encontrar el momento perfecto para buscar un embarazo puede ser una tarea muy difícil. Además, es agotador pensar en todos los cambios que tendrás que realizar para conseguirlo más fácilmente. Por eso queremos ofrecerte tips y recomendaciones para mejorar tu fertilidad.

Conoce tu cuerpo y tu ciclo menstrual

Nuestros expertos recomiendan que lleves un registro de tu ciclo menstrual, puedes usar un diario o alguna de las aplicaciones que hay en el mercado; de esta manera puedes controlar si tus periodos son regulares y saber cuándo estás ovulando.  De acuerdo a una investigación publicada en el New England Journal of Medicine donde estudiaron a 221 mujeres querían quedar en embarazo, la mayoría de ellas lo consiguieron cuando las relaciones sexuales se llevaban a cabo en un periodo de seis días que terminaba en el día de ovulación de la mujer. 

Es importante recalcar que el óvulo de una mujer es fértil sólo de 12 a 24 horas después de su liberación, mientras que el esperma de un hombre puede sobrevivir en el cuerpo de una mujer hasta cinco días.

Conoce tus días fértiles

Monitorea tu ovulación:

Las mujeres con ciclos regulares, por lo general ovulan dos semanas antes de la llegada de su menstruación.  Es más difícil predecir la ovulación en mujeres con ciclos irregulares, sin embargo, puede ocurrir de 12 a 16 días antes del comienzo de su próximo período.

Sin embargo, si buscas quedar embarazada, es muy importante que hagas un seguimiento de tus días fértiles entendiendo las características de tu propio ciclo, en lugar de depender de unos marcadores generalizados. Hay varios métodos que te pueden ayudar a identificar tus días más fértiles cada mes:

Test de ovulación:

Los puedes encontrar en las farmacias o comprarlos online.  Funcionan detectando los niveles de la hormona luteinizante en la orina; esta hormona aumenta sus niveles durante la ovulación y antes de que el óvulo sea liberado. Según la Asociación Americana de Embarazo, cuando se realizan correctamente, estos test tienen una fiabilidad del 99% para detectar este incremento de LH (hormona luteinizante); sin embargo, no pueden confirmar si la ovulación ocurrirá un día o dos después. También, algunas mujeres como las que sufren de ovario poliquístico, pueden tener varios aumentos de esta hormona antes de que se produzca la ovulación. 

Para maximizar tus oportunidades de quedar embarazada, la Asociación Americana de Embarazo recomienda tener relaciones sexuales durante los tres días siguientes después de conseguir un resultado positivo en el test de ovulación.

Seguimiento del fluido o moco cervical:

Otro método para predecir la ovulación, es hacer un seguimiento de tu fluido o moco cervical: el flujo vaginal producido por el cuello uterino. Este flujo es producido naturalmente por tu cuerpo y cambia a lo largo de las diferentes fases de tu ciclo menstrual. El fluido cervical tiende a ser más seco durante y justo después de la menstruación. Luego, a medida que avanza en su ciclo hacia la ovulación, tiende a volverse espeso. Tu periodo de mayor fertilidad es cuando las secreciones cervicales son abundantes, transparentes, gomosas, húmedas y resbaladizas; muy parecidas a la clara de huevo cruda. Un estudio publicado en 2013 realizado en la Universidad de Carolina del Norte, encontró que las mujeres que revisaban su moco cervical constantemente, tenían 2.3 veces más probabilidades de quedar embarazadas más rápido, durante un período de seis meses.

Mantén un peso saludable

Estudios han demostrado que el peso de la mujer puede afectar sus posibilidades de concebir: una mujer con sobrepeso puede tardar el doble para quedar embarazada que una mejor con un peso considerado normal. Tener demasiada grasa corporal puede producir un exceso de estrógeno y esto puede afectar la ovulación. 

Un estudio realizado en el Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development, demostró que las parejas en las que ambos eran obesos, con un IMC (Índice de Masa corporal) de al menos 35, tardaron entre un 55 % y un 59 % más en quedar embarazadas.

También, las mujeres con bajo peso, con un IMC inferior a 18, podrían no tener períodos regulares o dejar de ovular, lo que también dificulta su capacidad para quedar embarazadas. 

Nuestra recomendación: un peso corporal saludable aumenta tus posibilidades de conseguir un embarazo más fácilmente. 

Empieza a tomar vitaminas prenatales

Nuestros expertos recomiendan a todas las mujeres que están buscando un embarazo, empezar a tomar vitaminas prenatales. No sólo para prevenir defectos del tubo neural en el bebé, sino porque también tienen algunos de los ingredientes necesarios para mejorar la calidad de los óvulos, incrementando las posibilidades de concebir. 

Es importante recordar que no todas las vitaminas son iguales,  por eso es importante que investigues acerca de la calidad de sus ingredientes y  si las vitaminas cumplen las recomendaciones nutricionales para el embarazo. 

Mantén una dieta sana

Es un buen momento para adoptar hábitos saludables y aunque no existe específicamente una dieta para quedarte embarazada, sí hay grupos de alimentos que te pueden ayudar a mejorar tu fertilidad

Evita las harinas refinadas, azúcares y grasas saturadas e incrementa la ingesta de grasas buenas (aguacate, nueces, aceite de oliva), verduras y frutas. Esto no solamente es beneficioso para tu salud, sino que puede potenciar tu fertilidad. 

Intenta consumir más pescados pequeños con menos cantidad de mercurio y más huevos y carnes ecológicas de animales criados en libertad. 

Reduce los entrenamientos exhaustivos

Estar activa y mantener un peso saludable pueden ayudarte a mejorar tu fertilidad, pero realizar ejercicios extenuantes con frecuencia podría interferir con la ovulación. Existe un mayor riesgo de anovulación entre mujeres que practican ejercicio extenuante (más de 60 minutos al día) y esto puede desencadenar trastornos y disfunciones hormonales. 

Nuestra recomendación: si eres una persona activa mantén tus niveles de actividad y de ejercicio con moderación y si no, comienza con actividades que disfrutes sin excederte.

Evita fumar y ten cuidado con el alcohol

Fumar puede provocar problemas de fertilidad tanto en mujeres como en hombres. Los productos químicos que se encuentran en el humo del cigarrillo, como la nicotina y el monóxido de carbono, aceleran la tasa de pérdida de óvulos de una mujer, según la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva.

Fumar envejece los ovarios y agota prematuramente el suministro de óvulos, según la Clínica Mayo. Además, es conveniente que te alejes del humo de segunda mano que, igualmente, afecta tu fertilidad. 

El consumo excesivo de alcohol puede disminuir la reserva ovárica y la fertilidad en las mujeres. Altos consumos de alcohol han sido asociados a mayor riesgo de infertilidad en la mujer, niveles bajos de hormona antimulleriana y riesgo de abortos. 

Nuestra recomendación: Si puedes dejar de fumar, hazlo. Le haces un regalo a tu salud y a tu fertilidad. Con el alcohol, moderación. Una bebida alcohólica de vez en cuando puede ayudar a tu ánimo, pero no te excedas.

Visita a tu ginecólogo

Por último, pero no menos importante, desde el momento que te planteas quedar embarazada, debes visitar a tu doctor para conocer el estado de tu fertilidad, realizar pruebas y conocer tus opciones. 

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.