No quedo en embarazo: 10 razones para seguir intentándolo

No quedo en embarazo: 10 razones para seguir intentándolo

Algunas veces quedar en embarazo no ocurre tan fácil como esperabas, ni como les sucede algunas veces a tus amigas y conocidas que en ocasiones lo logran, sin siquiera buscarlo.

Conseguir ese anhelado bebé puede convertirse en un camino largo, solitario y emocionalmente desgastante. Es común perder la fe y que la tristeza y el desánimo ganen la batalla, pero en muchísimos casos mantener la esperanza, ser perseverante y los avances de la ciencia, nos terminan premiando con el mejor regalo de nuestras vidas.

Según estudios recientes, la tasa de infertilidad en España se sitúa entre un 15% y 17% de la población, unas 800.000 parejas que tienen problemas para concebir hijos. Sin embargo, aunque la tendencia de este escenario va en aumento, no significa siempre que la batalla esté perdida.

Mantenerse fuerte puede ser realmente muy difícil cuando los resultados negativos de las pruebas siguen apareciendo cada mes. Es por eso que esperamos poder ayudarte a seguir intentándolo con estos 10 consejos:

Es importante visitar con frecuencia a tu ginecólogo. (Pexels)

Visita a tu ginecólogo lo antes posible

Desde el momento en el que te planteas quedar embarazada debes visitar a tu médico para saber el estado de tu salud fértil, además de hacerte exámenes, como el de la hormona antimulleriana que te ayudarán a conocer tu reserva ovárica.

Un ginecólogo puede orientarte mejor, hablarte de tus oportunidades e informarte de las opciones que están a tu alcance.

Empieza a tomar un complemento vitamínico completo

Ahora más que nunca tu cuerpo necesita tener los nutrientes óptimos para desarrollar óvulos de calidad que se convertirán en un embrión sano.

La suplementación para mejorar la fertilidad ha sido comprobada por muchos estudios con resultados positivos. Una de las cosas a tener en cuenta es que, no todas las vitaminas son iguales, por lo que conviene que te informes e investigues para encontrar la mejor opción.

Vigila tu dieta

Es el momento de ingerir alimentos naturales, dejando a un lado los procesados, para preparar tu cuerpo para el embarazo y contribuir a la concepción de un bebé sano.

Numerosos estudios demuestran que los nutrientes adecuados pueden contribuir a conseguir un embarazo óptimo. Las grasas saludables presentes en el pescado azul, las nueces, el aguacate y el aceite de oliva (entre otros), las proteínas de buena calidad procedentes de carnes ecológicas de animales criados en libertad, las legumbres y los cereales integrales tienen mayores concentraciones de nutrientes y grasas buenas para el organismo. Por otro lado, es aconsejable evitar la bollería, las grasas hidrogenadas, las frituras y cualquier tipo de alimento procesado o ultraprocesado. Mientras más natural, mejor.

Muévete y haz ejercicio

No sólo para tu salud física sino también para tu bienestar mental. No obstante, no es el momento de comenzar un plan de ejercicios de alta intensidad como Crossfit o apuntarte al próximo maratón cuando nunca lo has hecho. Empieza por caminar, montar bicicleta, bailar o probar alguna actividad que te haga ilusión.

Si estás teniendo dificultades para quedar embarazada y no has practicado deportes de alta intensidad o muy extenuantes en el pasado, este no es el momento más indicado para comenzar a hacerlo. Estudios han demostrado que el exceso de ejercicio físico podría ser perjudicial para la fertilidad.

Por otro lado, si eres una persona activa puedes continuar con tu rutina, así como añadir otras como yoga, pilates u otro tipo de ejercicio que te motive y ayude a distraerte. Mi recomendación: moderación, mantén tus niveles de actividad y practica actividades que disfrutes y te hagan sentir bien.

Busca apoyo

Los amigos, la familia, los grupos de apoyo o ayuda psicológica profesional, son buenos aliados si lo necesitas. En ciertos momentos es difícil hablar de tu situación o enfrentarte a preguntas incómodas cuando estás intentando quedarte embarazada, pero encontrar personas con quien puedas desahogarte, compartir o incluso hacer preguntas te hará sentir mucho mejor. 

Si no te sientes cómoda al hablar del tema con tu familia o amigos, existen comunidades y recursos donde muchas personas que están pasando por lo mismo que tú comparten sus inquietudes. 

Duerme bien y descansa

El sueño y el descanso son tan importantes como la alimentación y el ejercicio cuando hablamos de mejorar tu fertilidad.

Estudios han demostrado que las mujeres que duermen menos de 8 horas tienen un 15% menos de probabilidades de quedarse embarazadas y lo mismo sucede con mujeres en tratamientos de reproducción asistida, pues estas incrementan sus oportunidades de conseguir un embarazo si duermen 7 u 8 horas al día.

Aléjate de los plásticos y toxinas perjudiciales

Si quieres aumentar las posibilidades de quedar embarazada debes reducir la exposición a determinadas toxinas que afectan la fertilidad. 

El BPA (bisfenol) es todavía usado en contenedores para comida, botellas de agua, plásticos o recibos de papel. Se ha comprobado que niveles altos de esta toxina pueden interferir con la calidad de los óvulos, la actividad de las hormonas sexuales y endocrinas, e incluso puede producir cromosomas anormales, por eso es considerado un disruptor hormonal.

Mi consejo no es obsesionarse con los plásticos, sino ser consciente e implementar pequeños cambios en la rutina que puedan disminuir tu exposición a las toxinas. Por ejemplo: no reutilizar botellas plásticas de agua, cambiar tus envases para almacenar comida por recipientes de vidrio y utilizar tu propia botella de agua de cristal o de aluminio pueden disminuir los efectos adversos del BPA  para la fertilidad. 

Con tu pareja forman un equipo. (Freepik)

Cuida a tu pareja

Los problemas de fertilidad pueden tener un fuerte impacto emocional para la pareja. No os olvidéis de ser un equipo, de compartir actividades, tener una buena comunicación, encontrar momentos de diversión y de intentar ponerse siempre en la posición del otro. 

Si no tienes pareja, aplica igualmente: no te olvides de ti, cuídate, mímate y ten momentos que te ayuden a reconectar contigo misma.

Controla tus niveles de estrés

Probablemente sea uno de los consejos más complicados de poner en práctica porque no quedar embarazada en el momento en el que lo deseas puede causar mucha tristeza, frustración y estrés.

El coste emocional y económico de los tratamientos de fertilidad, las hormonas, el miedo a la incertidumbre y el temor al fracaso son factores que pueden contribuir a elevar tus niveles de estrés. La meditación, la visualización, las actividades de ocio, recurrir a tu círculo de apoyo y la lectura pueden ser de gran ayuda para mantener la calma y no dejarse consumir por los sentimientos negativos. 

Disfruta el camino

Como todo camino, tiene sus momentos altos y bajos. Aunque parezca imposible y tu primer instinto sea pensar en el tiempo invertido como tiempo “perdido”, intenta disfrutar de los pequeños momentos y encontrar siempre el lado positivo de las cosas.

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.