Reproducción asistida explicada por un experto

Reproducción asistida explicada por un experto

Cada vez más escuchamos acerca de la reproducción asistida: FIV o fecundación in vitro, inseminaciones, clínicas de fertilidad, preservación de óvulos, donantes, vientres de alquiler y muchos más conceptos y tratamientos que para muchos todavía no están muy claros. Desafortunadamente, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la infertilidad afecta a aproximadamente a 186 millones de personas en el mundo. Es un problema creciente y también un negocio que genera muchísimo dinero. Por esto, quisimos hacerle preguntas a un experto y explicar algunos de los conceptos, técnicas y avances en reproducción asistida.

¿Qué es la reproducción asistida?

Según la CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) de Estados Unidos, la definición de tratamientos de reproducción asistida incluye todos los tratamientos de fertilidad, en donde se manipulan óvulos o embriones. Implica extraer quirúrgicamente óvulos de los ovarios de la mujer, combinarlos con el esperma masculino en un laboratorio especializado y transferir estos embriones fecundados al cuerpo de la mujer o donarlos a otra mujer. 

Las TRA o Técnicas de Reproducción Asistida, son un conjunto de técnicas y tratamientos médicos que pueden facilitar un embarazo cuando este no se puede conseguir de forma natural. Los profesionales: ginecólogos y embriólogos, intervienen en el aparato reproductor femenino o masculino de acuerdo a la causa de la infertilidad para ayudar a conseguir la gestación. El objetivo es franquear las barreras que se presenten de forma natural, utilizando medicación y técnicas como la inseminación artificial (IA), la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), el cultivo de embriones, FIV, etc.

La infertilidad afecta a aproximadamente a 186 millones de personas en el mundo. (Imagen de Freepik)

¿Cómo puedo saber cuál es la técnica de reproducción asistida indicada para mí?

El Dr. Braulio Peramo Moya, Director de la Clínica Al Alain en Abu Dhabi recomienda: “Después de intentar conseguir un embarazo naturalmente sin éxito durante un año o 6 meses, si la mujer es mayor de 35 años, es necesario visitar a un especialista para determinar si la causa de la infertilidad es factor masculino, femenino o de los dos. Posteriormente se realizan las pruebas pertinentes: en el hombre: historia clínica, examen físico y seminograma. En la mujer: un estudio hormonal, resultado de la hormona antimulleriana, una ecografía y exámenes adicionales dependiendo del caso en particular. Se determinará la técnica indicada para cada caso, comenzando siempre con el método menos invasivo y más sencillo para los pacientes».

¿Cuál es la diferencia entre la Inseminación Artificial y la FIV (fecundación in vitro)?

Inseminación Artificial

La inseminación artificial es el procedimiento más sencillo, de baja complejidad y precio. Consiste en la introducción de espermatozoides de forma no natural en el útero de la mujer. Puede ser homóloga, cuando se utilizan muestras provenientes de la pareja o heteróloga cuando se utilizan muestras de un donante. 

El Dr. Peramo reitera:  “Es un procedimiento indoloro, rápido y de bajo coste, pero las tasas de éxito no son muy altas y son acumulativas, es decir aumentan tras el primer intento. Sin embargo, siempre se evalúa cada caso de una forma individual. Por ejemplo, cuando hablamos de una mujer sin problemas de fertilidad y utilizando semen de donante tenemos unas tasas de éxito muy altas, pero cuando hablamos de parejas que tienen infertilidad combinada las tasas son muy bajas. Se debe considerar la edad de la pareja, las causas de infertilidad, los recursos económicos y las expectativas de cada paciente”.

FIV o Fecundación In Vitro

La FIV o fecundación in vitro, es un tratamiento más complejo. Consiste en estimular mediante medicamentos hormonales a la mujer para producir más óvulos, extraerlos de los ovarios mediante una punción folicular, fecundarlos en el laboratorio con los espermatozoides de la pareja o de un donante y, después de observar la evolución de los embriones, transferirlos al útero de la mujer con el fin de conseguir el embarazo. Ofrece mayores probabilidades de embarazo y ha evolucionado muchísimo desde sus comienzos en 1978.

“A día de hoy, la fecundación in vitro con ayuda de técnicas como el ICSI (inyección intracitoplasmatica de espermatozoides), pruebas preimplantatorias como el PGT-A, tratamientos individualizados, programas de criopreservación de ovocitos y embriones, suplementación nutricional  y terapias alternativas ha mejorado la tasas de implantación, embarazo a término y nacimientos de bebés sanos” afirma el Dr. Peramo. 

Las dos técnicas ofrecen ventajas y desventajas, además de posibles riesgos, por lo que recomendamos a los pacientes siempre evaluar todas las posibilidades con su médico especialista.

¿Hay alguna edad máxima para poder hacer un tratamiento de fertilidad en una clínica?

En principio, la ley 14/2006 de reproducción humana asistida en España, no especifica nada acerca de la edad para ser padres. Existe un consenso entre los profesionales para no aceptar mujeres mayores de 49 años por los riesgos que conlleva para la mujer y para el bebé, pero depende de cada profesional y de cada clínica.

¿Cómo funciona la ovodonación o la donación de esperma?

La donación de óvulo u ovodonación, es un proceso por el cual una mujer puede donar de forma anónima sus óvulos y permitir a una mujer receptora conseguir un embarazo. Para realizarse, la donante tiene que cumplir una serie de requisitos legales, éticos y médicos. En España es un proceso altruista y voluntario. Las donantes solo reciben una cantidad de dinero destinada a cubrir los gastos del proceso mientras su identidad permanece completamente anónima. 

Muchas clínicas de fertilidad ofrecen su propio banco de donantes o trabajan con un banco de óvulos externo. 

Igualmente, la donación de esperma es anónima, altruista y voluntaria. Es más sencillo que la ovodonación ya que no requiere ninguna intervención quirúrgica. 

El Dr. Peramo nos comenta: “La donación de óvulos o esperma permite aumentar las tasas de éxito para parejas con infertilidad masculina grave o pacientes sin función ovárica, anomalías genéticas o edades avanzadas, pero es una decisión de cada pareja que debe ser tomada cuidadosamente orientados por su médico o clínica de confianza”.

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.