Fertilidad y Ejercicio

Fertilidad y Ejercicio

Se han realizado algunos estudios acerca de la relación entre el ejercicio y la fertilidad; hasta ahora, las respuestas son muy variadas. El ejercicio y un estilo de vida saludable son factores muy importantes que contribuyen a mejorar la calidad de vida y la salud de los pacientes, pero se debe de tener en cuenta el nivel de actividad al que estás acostumbrado, si se están realizando o no tratamientos de reproducción asistida y objetivos y limitaciones de cada paciente.

Es recomendable siempre el ejercicio como una forma de liberar estrés, pero teniendo en cuenta la actividad física que cada persona realice. No se aconseja empezar un régimen de ejercicio de alto impacto o realizar grandes cambios, especialmente si se están realizando tratamientos de reproducción asistida por riesgos de torsión ovárica durante la estimulación o lesiones abdominales. 

Se ha demostrado que factores de estilo de vida y hábitos como el tabaquismo y el consumo de alcohol, azúcar refinada, edulcorantes artificiales y problemas de peso, están asociados negativamente con los resultados de la fecundación in vitro y tratamientos de reproducción asistida.

¿Demasiado o muy poco ejercicio afecta la fertilidad?

En general, se recomienda hacer ejercicio para la mayoría de las mujeres antes de intentar concebir y los beneficios superan los riesgos. Un estudio realizado por investigadores de Harvard School of Public Health, de más de 17,000 mujeres sin antecedentes de infertilidad, después de hacer seguimiento por varios años para evaluar el tiempo que tardaban en quedar embarazadas, concluyó que las mujeres que siguieron cinco o más factores de estilo de vida de bajo riesgo (como comer comidas balanceadas y hacer al menos 30 minutos de actividad física por día), tenían un riesgo 69% menor de infertilidad por trastorno ovulatorio. Este estudio sugiere que muchos casos de infertilidad ovulatoria podrían prevenirse con nutrición y ejercicio.

Una revisión sistemática (investigación científica que analiza estudios previos), estudió 3683 parejas infértiles que estaban realizando tratamientos de FIV. Encontró que la actividad física femenina antes de los ciclos de FIV/ICSI, se relacionó con mayores tasas de embarazo y bebes nacidos, mientras que solo se encontró un pequeño aumento en la tasa de implantación y no se mostró ningún efecto en la tasa de aborto espontáneo.

También hay varios estudios que demuestran que el sobrepeso y la obesidad pueden afectar la fertilidad y las oportunidades de quedar embarazada. La Sociedad Americana de Medicina Reproductiva afirma que la obesidad contribuye a la infertilidad y aumenta los riesgos de abortos y complicaciones en el embarazo, razones de más para cuidar tu peso y mantenerte activa si quieres quedar embarazada.

Entonces si estás intentando quedar embarazada, ¿cuánto ejercicio deberías hacer? ¿Existe el riesgo de hacer demasiado ejercicio?

Los estudios no son concluyentes sobre la cantidad exacta de ejercicio que puede afectar negativamente las probabilidades de embarazo.

Un estudio publicado en el 2012 y otro publicado en el 2016, obtuvieron conclusiones similares: el ejercicio moderado es beneficioso para casi todas las mujeres que intentan concebir. También concluyeron que el ejercicio extenuante (definido como más de 5 horas de ejercicio de alta intensidad por semana), solo puede ser beneficioso en mujeres con un alto porcentaje de grasa corporal y podría reducir las posibilidades de quedar embarazada en mujeres con peso normal.

¿Qué se considera ejercicio extenuante o de alta intensidad?

La respuesta es completamente individual, alguien que entrena para maratones tendrá una percepción muy diferente de la intensidad del ejercicio comparado con alguien que es sedentario. Nuestra recomendación: lo más importante es asegurarte que disfrutes las actividades que estés realizando para tener claro que vas a continuar con ellas regularmente.

Según el Borg Rating de esfuerzo percibido, una puntuación de 13-14 se considera de intensidad moderada. (“Caminar a paso ligero u otras actividades que requieran un esfuerzo moderado, aceleren el ritmo cardíaco y la respiración, pero que no dejen sin aliento”). Otra forma de medir la intensidad del ejercicio es la “prueba del habla”. Si puede hablar durante su entrenamiento, es probable que esté haciendo un entrenamiento de intensidad moderada. Insistimos que todos somos diferentes en lo que respecta a la dificultad percibida de un entrenamiento, por lo que recomendamos siempre consultar con un médico o especialista. 

¿En cuanto a cuáles son los "mejores" ejercicios para quedar embarazada? En resumen, no existen estudios concluyentes que documenten la superioridad de un ejercicio sobre otro. Caminar, correr, yoga, pilates, ciclismo, natación y entrenamiento de fuerza son buenas opciones cuando estás pensando en quedar embarazada, si estos se consideran de intensidad moderada para ti.

¿El ejercicio puede mejorar algunas afecciones endocrinas como los periodos irregulares o el síndrome de ovario poliquístico (SOP)?

Las mujeres con SOP y ciclos irregulares que pierden entre el 5 y el 10 % de su peso corporal, pueden ver un impacto positivo en la ovulación (ya que entre el 40 y el 80 % de las personas con SOP tienen porcentajes de grasa corporal más altos, lo que también puede contribuir a la ausencia o irregularidad de la ovulación).

¿Cuándo el exceso de ejercicio perjudica la fertilidad?

En esta revisión de varios estudios que valoraron el efecto del ejercicio sobre la ovulación, demostró que las mujeres  que realizaban actividad física vigorosa durante más de 60 minutos al día pueden tener un mayor riesgo de disfunción ovulatoria, pero que las mujeres que realizaban actividad física  entre 30 y 60 minutos al día tuvieron una incidencia reducida de anovulación.

La disfunción ovulatoria en las mujeres que hacían ejercicio durante más de 60 minutos al día, pudo deberse a una mayor pérdida de energía general y a una desregulación de la Leptina y el Cortisol, dos hormonas que regulan el apetito y la respuesta al estrés. Cuando estas hormonas son secretadas por el cuerpo en cantidades mayores o menores, pueden afectar negativamente la ovulación y la fertilidad.

Otro estudio también sugirió, que las mujeres que practican ejercicios de alta intensidad tienen  tasas más altas de ciclos anovulatorios y fases lúteas más cortas.

Nuestra recomendación es mantener tu nivel de actividad si eres una persona activa, si eres sedentaria comenzar con ejercicio ligero de bajo impacto y si eres deportista de alto rendimiento consultar a un especialista para asegurarte que tus niveles de actividad no estén afectando tu fertilidad.

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.